La mamá IDEAL es la que… comete ERRORES

La mamá IDEAL es la que… comete ERRORES

Si quieres ser una mamá efectiva, disponte a cometer muchos errores y olvídate de ser perfecta.

 

            Idealizar el rol de mamá bajo un parámetro de perfección forma parte de una percepción equivocada de la maternidad. Primero porque partiendo de la condición humana que se tiene, es imposible no cometer errores; como seres humanos cometemos errores, y la maternidad no está exenta de ello. Segundo, porque los errores se convierten en grandes oportunidades de aprendizaje. Así que, ¿por qué exigirte un nivel de perfección que nunca llegará y que en el fondo siempre te llevará a la frustración, cuando en cambio puedes aprovechar cada imperfección para aprender, crecer y dejar un ejemplo en tu hijo? Deja esa sombra de perfección aún lado y date la oportunidad de vivir y disfrutar la aventura de ser mamá siendo humana, dándote el permiso de equivocarte y permitiéndote reconocer que no lo sabes todo, y que reconociendo lo errores aprenderás y serás mejor cada día.

            El rol de la maternidad implica crecimiento y transformación constante, y parte de ese crecer y transformarse parte de la capacidad que tengas de reconocer que cosas no has estado haciendo bien, errores que hayas cometido, el deseo de reconocerlos y el empezar a hacer cambios. Y es así como tus errores se irán convirtiendo en oportunidades importantes para aprender. 

            La mamá IDEAL es la que:  

  • Hace contacto consigo misma y con su hijo.
  • Modela.
  • Respeta.
  • Exige.
  • Confía.
  • Comunica.
  • Define límites.
  • Escucha.
  • Es responsable.
  • Enseña.
  • Gerencia.
  • Cree en sí misma.
  • Cree en el potencial de su hijo.

 

Pero… asumiendo que puede equivocarse y cometer errores, que no es perfecta, ni lo será, pero que quiere crecer y transformase aprendiendo de ellos.

 

 

Msc. Loreana Bello

Especialista en Neuropsicopedagogía Infantil

Magister en Orientación de la Conducta

Psico-Orientadora