No cambiemos sus sueños, cambiemos el mundo.

No cambiemos sus sueños, cambiemos el mundo.

Si durante estas fechas nos acercamos a un ciudadano promedio y le preguntamos sobre el evento futbolístico que se lleva a cabo ahora, seguro nos responderá entusiasta que estos días se juega la Copa América 2019 en Brasil. Pero ¿Qué sucedería si les contamos que también se lleva a cabo un Mundial de fútbol? Quizás se mostrará confundido y nos responderá que el mundial de futbol se jugó el año pasado en Rusia, esto es cierto, pero más le sorprenderemos al contarle que en Francia se juega el Mundial de Fútbol Femenino.

 Sus nombres quizás no nos resulten tan sonoros, Alex Morgan, Marta, Lieke Mertens, todas ellas han llegado a Francia para brillar y demostrarle al mundo porque el fútbol femenino es un deporte que irradia disciplina, trabajo en equipo, estrategia, técnica y sobre todo talento, muestra de ello son las asombrosas estadísticas de Marta Vieira, la jugadora brasileña se ha convertido en la máxima goleadora en la historia de los mundiales de fútbol  con 17 anotaciones, un record que se encontraba en manos del futbolista alemán Miroslav Klose.

Tras la eliminación de Brasil frente a la selección francesa, Marta ha dejado una reflexión importante para las niñas aficionadas, en una declaración emotiva la jugadora de 33 años afirmó  "Estoy llorando de alegría, es primordial llorar para sonreir al final, porque tenemos que estar listas para todo. Entrenen más. Estén listas para jugar todo lo que quieren. El fútbol femenino depende de ustedes. No tendrán una Marta o una Formiga para siempre"

A su edad esta participación quizás ha significado la última para Marta como jugadora de Copas Mundiales, es por eso que de manera simbólica entrega a las jóvenes el liderazgo y la responsabilidad de luchar por el reconocimiento del fútbol femenino.

Sin embargo, no se trata solo de la disciplina y talento que cada chica imprente en sus tiros al arco sino sobre la sociedad que construimos para las niñas que sueñan con representar a sus países en campeonatos, convertirse en jugadoras profesionales y que sus nombres también sean coreados en los estadios. El primer paso es nuestra responsabilidad, valoremos, acompañemos e impulsemos sus sueños. Creer en ellas, ayudarles a sujetar con firmeza sus guayos y dar vuelo a sus alas.

Ser mujer y jugar al fútbol no solo significa regatear defensas y enfrentar rivales sino sobrepasar estereotipos, esquivar barreras sociales, contragolpear las burlas y anotarle goles a la incredulidad.

No seamos un rival más al procurar que una niña cambie su sueño por una disciplina o actividad que nos complazca como un deporte tradicionalmente femenino, convirtámonos en sus mejores compañeros de juego, permitamos que con sus pies cambien el mundo que vemos, permitamos que su talento al brillar haga del mundo un mundo en el que podamos respetar, valorar y disfrutar de la misma manera tanto al futbol masculino como femenino.

Como parte de esta invitación compartimos con ustedes una selección de cinco emotivos comerciales que resaltan, visibilizan y nos permiten encontrarnos con la grandeza del futbol femenino, los sueños y las capacidades de las mujeres que practican este deporte.

 

Antes que nada

Productor: Nike

 

¿De qué están hechas las mujeres?

Productor: Nike

 

Sueña más

Productor: Nike

 

We are footballers (Somos Futbolistas)

Productor: Nike- Futbol Club Barcelona

 

Unstoppable for Iceland (Imparable para Islandia)

Productor: Icelandair