fbpx Mujeres Rurales Pensando en Grande | Mujeres pensando en grande

Mujeres Rurales Pensando en Grande

Autoría periodística: Lorena Ruiz   Producción audiovisual: Carolina del Castillo Pulgarín    Diseño: Paula Pulgarín   

Mujeres Rurales Pensando en Grande

Empoderar a las mujeres es un paso directo hacia el desarrollo porque genera progreso para las comunidades. Trabajar por ellas, implica pensar en el campo, en esas mujeres que a muy tempranas horas de la mañana alzan sus manos para sembrar y cosechar vida, y al mismo tiempo erigen en sus hijos la fortaleza y la humanidad que requiere el país.

La Secretaría de las Mujeres de Antioquia, reconoce y exalta la labor que las mujeres rurales han ejercido durante cientos de años, sobre ellas se encuentra nuestra historia, nuestra subsistencia. Gracias a ese trabajo que ustedes mujeres desarrollan, Antioquia se fortalece y progresa.

 

 

 

El fin de la pobreza, hambre cero, salud y bienestar, igualdad de género y reducción de las desigualdades, son algunos de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), promovidos por Naciones Unidas (ONU) en 2015 como un plan de acción para favorecer a las personas, al planeta y generar prosperidad. Si la revisamos estos objetivos enunciados dan cuenta de la importancia de mirar el campo como el sector, no solo de gran importancia para nuestra seguridad alimentaria, sino el de mayor progreso para todo el mundo. Hoy es urgente el fortalecimiento del agro, de su sostenibilidad, mejoramiento; hoy es urgente que las mujeres rurales, puedan tener mejoras en sus procesos de sembrado y cosecha, además de tener la estabilidad y seguridad para continuar con esa labor. El proyecto Granjas Siembra, de la Secretaría de las Mujeres, está enfocado a mejorar la calidad de vida de cientos de mujeres y sus familias, como un proceso de desarrollo.

 

 

Las mujeres rurales, siembran esperanza

 

Las segundas oportunidades, o tal vez las terceras o cuartas, se presentan muchas veces en pequeñas dosis de bondad. Otras, son quizás grandes eventos que suceden a quienes con fuerza piden una vida diferente. Cientos de familias en Antioquia, todas ellas con jefatura de mujeres, han recibido la oportunidad de generar un nuevo comienzo, uno donde la fuerza, el tesón, la disciplina y el amor por el campo les ha devuelto la esperanza de tener una vida feliz.

Estas mujeres, niñas, niños, abuelas, tías, vieron en el Programa Siembra de la Secretaría de las Mujeres de Antioquia, un nuevo comienzo, uno que se vislumbra más justo, más equitativo, más próspero.

Las Granjas Siembra, son tierras integrales para madres cabeza de familia; son un proyecto con tendencia a la producción limpia y con manejo ambiental. Se encuentran distribuidas en 34 municipios de Antioquia, beneficiando a cerca de 2.500 personas en propiedad de 612 mujeres, jefes de hogar. Ellas tienen la posibilidad de manejarlas con 2 propósitos: para su seguridad alimentaria y la de sus familias, y segundo, con la producción de excedentes, comercializan en sus zonas para el sostenimiento de las parcelas. Un caso exitoso, es en Turbo, donde la granja tiene una producción de cultivo rentable, es decir alimentos para la exportación, allí se cosecha ají jalapeño que se vende directamente a México. Con este mercado, tienen una generación de ingresos extra que los utilizan para comprar los elementos de necesidades alimentarias que nos les produce la granja.

Otro elemento importante de este proyecto es que los grupos de mujeres, han tenido la posibilidad de capacitarse en áreas como la agricultura, técnicas de sembrado, pero también contabilidad, finanzas personales, ahorro y crédito; sin embargo lo más importante, y uno de los requisitos indispensables para poder pertenecer al proyecto, es que tienen la posibilidad de terminar el bachillerato, todo gracias a las alianzas interinstitucionales que se realizan desde la Gobernación de Antioquia.

La Secretaría de las Mujeres, las Gerencias Indígenas, Afro y Maná, junto con el PMA (Plan Mundial de Alimentos de la ONU) han sumado esfuerzos considerables para que esas mujeres en su condición de vulnerabilidad, puedan generar tras opciones de emprendimiento y seguridad económica; esta es una estrategia contra la pobreza.

El proyecto que inició en el año 2005, en la Secretaría de Agricultura, pero que ahora pertenece a Mujeres, atiende también de manera integral en la reparación sicosocial a estas mujeres que en un 100% son víctimas del conflicto armado. Pasoo a seguir, y paralelo a toda la formación técnica y social, es que puedan asociarse legalmente, que es fundamental para superar la pobreza.

El Gobierno Departamental ha tratado de empoderar a la mujer rural, por la deuda histórica su atraso, estamos llegando con oportunidades muy claras y planeadas para no dejar en medio camino este proyecto y para que no se modifiquen las condiciones con la administración entrante. Con el acompañamiento y seguimiento a estos procesos de parte de todas las entidades que hacen parte del programa, y con una distribución clara del dinero, hemos demuestrado que sí se pueden ejecutar y sostener los programas que ayudan a la mujer rural a empoderarse y mejorar su calidad de vida.

Antioquia cuenta hoy con decenas de experiencias y procesos exitosos del proyecto Siembra; estas 3 granjas se han fortalecido y han procurado bienestar y seguridad para las familias que trabajan estas tierras, han permitido que sus comunidades progresen y se generen procesos de reparación colectiva donde las personas se sienten seguras y productivas. Estos son los testimonios de reconciliación que deseamos sean acogidos y escuchados por todos.

 

Alimentos orgánicos para la vida

 

 

 

Esperanza y renacer del campo

 

 

Mujeres talentosas para el campo