Cada vez hay más mujeres dedicadas al trabajo pesado

Cada vez hay más mujeres dedicadas al trabajo pesado

secondary

Por Esneyder Gutiérrez, El Tiempo

 

Aún no para la lucha que han dado las mujeres durante décadas para reclamar igualdad en los trabajos

 

“Ayudé a construir el puente de la Madre Laura y esto para mí es un orgullo”, dice Isabel Cristina Velásquez Castrillón. Ella es conductora y operadora de un mixer, vehículo mezclador que lleva los concretos para las diferentes obras de construcción en la región de la empresa de concretos y construcción Cementos Argos.

Además del esfuerzo por desempeñar su labor de forma impecable, es una de las mujeres que a diario lucha para romper con el estigma de que no son buenas para el trabajo pesado. 

Velásquez nació en Puerto Berrío, Magdalena Medio de Antioquia, hace 39 años. Actualmente es reconocida en la empresa para la que labora como una de las mejores conductoras entre las más de 64 mujeres con las que cuenta Argos, en Colombia.El enaltecimiento está sustentado en la agilidad, destreza y profesionalismo demostrado por ella a lo largo de los casi cinco años que lleva en la compañía.

 

Las mujeres son más precavidas y responsables en el trabajo, son un ejemplo para nosotros. En la productividad, hay que decir que trabajan igual que sus demás compañeros

 

De su niñez recuerda que le fascinaban las muñecas y el rol de mamá, pero que también le llamaban la atención jugar con carros e improvisar carreteras con tierra. 
Sin embargo, años después, quien hoy es su expareja y padre de su hijo de 22 años le dio la oportunidad de aprender a conducir vehículos pesados.

“En un carro viejo, conocidos en el gremio de los camioneros como una piragua, en la que transportaba ganado, dí mis primeras maniobras al volante”, contó Velásquez. 
La hoy experimentada conductora de mixer tiene destreza en tracto camiones y hace parte del equipo de conductores que capacita a los nuevos operadores de camiones mezcladores mixer que, cargados, pueden alcanzar pesos de 29 toneladas en promedio. 

Pero en Medellín hay otras mujeres como Isabel que han llegado a conquistar un gremio dominado tradicionalmente por hombres.

Sin perder su feminidad y vanidad, pues en ellas se destaca el orden, la belleza y el aseo, no solo de ellas mismas, sino también de los carros que tienen a cargo, asumen la tarea. 

Claudia Liliana López Hidarraga, oriunda de Sonsón, Oriente antioqueño, de 34 años de edad, es una de las conductoras. Antes se dedicaba a la enfermería en Puerto Boyacá, pero luego regresó a Medellín a buscar una mejor oportunidad. Estudió salud ocupacional en el Sena.

 

Mueres

 

Posteriormente, realizó sus prácticas en las instalaciones de la planta de Argos, en el barrio Caribe. Allí, precisamente, tuvo la oportunidad de conocer y enamorarse del trabajo con maquinaria pesada que desarrollaban las mujeres en el lugar, hasta que se decidió a ser una de ellas. 

“Al principio uno piensa que eso es un gremio de hombres, van a pensar que uno es rara, o que viene a quitarles el empleo. De hecho, una vez me lo dijeron y yo contesté que, por el contrario, las mujeres éramos un apoyo para ellos”, recordó López, quien agregó que haber conocido a Velásquez la animó a tomar clases de conducción de carros, pues para entonces solo conducía motos. 

Realizó los cursos C1, C2 y luego se postuló al cargo como operadora de mixer y fue seleccionada. Ahora está a punto de completar los diferentes ciclos de capacitación que pueden durar más de seis meses en algunos casos para garantizar que las mujeres al volante se desempeñen como profesionales.

 

“Ya me siento preparada para salir a trabajar y aportar mis capacidades donde la compañía las requiera” dijo López.

 

Hernán Felipe Arias, jefe de planta de Concretos Medellín, de Argos, destacó el proceso de las mujeres conductoras que ya completan más de cinco años. 
Actualmente en el país Argos tiene más de 64 mujeres operadoras de mixer, en Medellín hay 19, y 9 de ellas en la Planta Caribe. 

Para él “esto se debe al decidido proceso de transformación cultural en la organización Cementos Argos, que busca promover la diversidad, la inclusión y los principios de igualdad de oportunidades en el campo laboral de la compañía”, aseguró Arias, el jefe de planta. 

Pero, por otro lado, no solo se tienen en cuenta a las mujeres para los cargos que tradicionalmente venían desempeñando los hombres, sino, también que los hombres han tenido la oportunidad de trabajar en cargos como recepcionistas, asistentes e incluso secretarios. 

Estas prácticas laborales sostenibles de Argos fueron reconocidas en el 2015 por el Ministerio del Trabajo y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, al recibir el Sello de Plata Equipares ‘Implementación de Acciones por la Igualdad’. En el 2018 la compañía recibió el sello Oro. 

Sin embargo, no son solo los logros alcanzados por las mujeres en el campo del trabajo pesado, también hay quieren destacar la aceptación y el buen trato de los hombres y obreros que se ocupan en las diferentes obras y construcciones donde las mujeres llegan a entregar los concretos, pues ellos les han dado un lugar en su mundo. Aseguran ellos que han iniciado un proceso donde han cambiado hasta el tradicional léxico que empleaban, por respeto a ellas.

 

Artículo publicado por El Tiempo

 

Categoría noticia: 
Locales