¡Hagamos una cadena sorora!

 

 

Nos enseñaron a competir entre nosotras, pero decidimos ser aliadas.​

 

El término sororidad, muy usado entre quienes estudian temas de género, poco a poco se comienza a usar fuera de círculos especializados y puede definirse como el pacto social entre mujeres que no necesariamente se conocen, con el objetivo de crear redes de apoyo que empujen cambios sociales para lograr la equidad de género. 

 

Se deriva de la hermandad entre mujeres, el percibirse como iguales que pueden aliarse, compartir y sobre todo, cambiar su realidad, debido a que todas, de diversas maneras, hemos experimentado la opresión.

 

La lucha por la equidad de género, y en contra de las violencias contra las mujeres, inicia cuando las mujeres apoyan a otras mujeres. La clave es que creamos unas en las otras y nos respetemos. 

 

"Tener una voz y la voz de todas es Sororidad" dice Marnobis Santillana, Representante de las Trabajadoras Sexuales en el Concejo consultivo de la Secretaría de las Mujeres de Antioquia.

 

Llama a una amiga

La emodiversidad es una teoría que exalta la importancia de explorar y vivir todas las emociones. Por eso es tan peligrosa la positividad tóxica. También, más allá de las emociones principales (alegría, tristeza, miedo, asco, sorpresa), es clave que explores emociones autotrascendentes como la gratitud. Para eso te proponemos llamar a una amiga. Algunas veces se piensa en las amistades como un asunto extra, pero en realidad es una cuestión de vida o muerte. En el libro "La amistad: evolución, biología y un extraordinario poder en la vida" de la sivulgadora científica Lydia Denworth, la norteamericana sugiere que hay un impulso evolutivo por conectar. “La gente piensa todo el tiempo en la competencia y la supervivencia del más apto, pero en realidad es la supervivencia del más amistoso”. 

 

Sororidad es... apoyar a todas las mujeres, incluso a las que piensan diferente que tú.  

 

Beneficios de la amistad 

Tejer redes de contacto

El filósofo inglés Allan de Bottom explica que hacer redes de valor se vende como una idea injustamente difamada. Las personas son criaturas pequeñas y frágiles en un mundo vasto y sus capacidades individuales son totalmente insuficientes para llevar a cabo las demandas de la imaginación humana. Así que, por supuesto, se buscan colaboradores: cómplices que puedan alinear sus habilidades y energías con las suyas. 

 

 Tranquilidad ante el terror humano 

Frente a la desgracia, el peligro y la decepción, algunos pueden sentirse a punto de enloquecer. Por eso se necesita de amigos urgentemente. Con las personas que se plantean relaciones de manera superficial hay pocas confesiones de compulsión sexual, arrepentimiento, rabia y confusión, refiere Botton. Muchos se niegan a admitir que ellos también se están volviendo un poco locos. Sin embargo, el amigo tranquilizador da acceso a una visión con la que se puede empezar a juzgarse a sí mismo con más compasión. 

 

 Divertirse y compartir tonterías 

Las formas de vivir que se han elegido actualmente proponen roles bastante serios. Siendo un adulto, habrá que parecerlo, se convencen algunos. Pero tanta presión puede hacerse peligrosa. Es por eso que se necesita constantemente acceso a personas en las que se pueda confiar lo suficiente como para ser tontos y divertidos con ellas. Compartir fantasías, hacer caricaturas del compañero o jefe o morderle las orejas. 

 

Durante estos tiempos difíciles, estar para una, estar para todas UNIDAS.

 


Imprimir