¡En abril reiteramos la importancia de proteger y brindar una crianza con amor a nuestras niñas y niños!

En el mes de la niñez reconocemos a las niñas, los niños y adolescentes como sujetos de derechos y agentes activos de su desarrollo integral. Un tiempo en el que conmemoramos la vida, un mes que confluimos entorno a ellas y ellos, para promover la crianza amorosa, el juego y la prevención de cualquiera de las formas de violencia que puedan afectarles en su desarrollo armónico y bienestar integral; desde la Secretaría de las Mujeres de Antioquia les invitamos a trabajar Unidos y Unidas por una niñez libre de violencias.
 
Según el último informe de la Consejería Presidencial para la Niñez y la Adolescencia, la desigualdad de género comienza en la crianza, en la socialización y en la educación, por esta razón es que por medio de acciones en los tres escenarios en que discurre la interacción entre los cuidadores adultos y los niños, niñas y adolescentes; la familia, la escuela y la sociedad, es en donde se pueden lograr los cambios individuales, familiares y estructurales de la sociedad.
 
Para Natalia Velásquez Osorio, Secretaria de las Mujeres de Antioquia, «en el departamento queremos hablar de una crianza amorosa, lo cual incluye también una crianza libre de estereotipos, digna y compartida en la relación de apoyo y coordinación que establecen los cuidadores para llevar acabo la crianza de los niños y niñas, una formación  basada y regida por el principio de Igualdad y No Discriminación. No hay la menor duda de que para lograr justicia social, equidad e igualdad de oportunidades y atacar una de las principales causas de la violencia de género y del maltrato infantil, se hace necesario hablar de la aceptación de las personas como iguales, esto es, en función de su dignidad y, por lo tanto, de su libertad».
 
Promovemos el Poder de las Niñas para la transformación de creencias y prácticas que naturalizan la violencia, reafirmando el compromiso de garantizar entornos seguros para la infancia y adolescencia enseñándoles desde temprana edad sobre equidad de género, derecho a la salud integral, prevención o atención a violencias, eliminación del embarazo adolescente y las uniones tempranas y el auto reconocimiento del proyecto de vida.
 
El mes de la niñez es la oportunidad para trabajar UNIDOS y UNIDAS para que, en Antioquia, los hogares sean entornos protectores y seguros para las niñas, niños y adolescentes.
 
Según el Observatorio de Asuntos de Mujer y Género de la Secretaría de las Mujeres de la Gobernación de Antioquia, la población de niñas, niños y adolescentes entre los 0 y 17 años en el departamento es de 1’714.672 aproximadamente, de esta cifra 49% son niñas y 51% niños. En Antioquia durante 2021 cada día en promedio 2 niñas, niños y adolescentes fueron víctimas de violencia intrafamiliar y se registraron 11.844 delitos sexuales a menores de 17 años, de ellos el 82,7% fueron a niñas y adolescentes mujeres.
 
«Los niños y niñas son una oportunidad para tener una humanidad totalmente distinta. En ellos es donde recae la esperanza de cambiar esas normas, culturas y valores que han naturalizado la violencia contra ellos y ellas», explicó a la opinión pública en el reciente informe por motivo del mes de la niñez en Colombia,  la Directora General del ICBF Lina Arbeláez, quien se refirió a la urgencia e importancia de proteger la niñez y consolidar entornos protectores desde la primera infancia.
 
Según el más reciente boletín de la dirección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, las estadísticas y cifras de violencias hacia niños y niñas «no nos debería dejar dormir tranquilos a ninguno de los que hacemos parte en esta sociedad de Colombia». El ICBF en 2021 abrió 38.000 procesos administrativos de restablecimiento de derechos por algún tipo de violencia: física, psicológica o sexual. De estos, 18.000 corresponden a violencia sexual y el 86 % fueron contra niñas.
 
Es vital y urgente poner en la agenda pública cómo no solo desde el Estado e Instituciones podemos desnaturalizar la violencia y crear políticas públicas para proteger la niñez, sino también desde el mensaje acertado y oportuno que damos a las familias para que sean conscientes de lo que significa en la vida de un ser humano recibir buen trato desde la niñez, que de la crianza amorosa dependen mil factores que construirán su pensamiento, reacciones, comportamiento y manera de relacionarse con su entorno, sus sueños e ilusiones. Una niña o niño maltratado, cohibido y triste tendrá mayores dificultades para desarrollarse normalmente, de allí la responsabilidad de garantizar a la niñez colombiana una vida segura, tranquila y feliz.
 
¡UNIDOS y UNIDAS por una niñez segura y libre de violencias!

 


Imprimir